Estudio de caso: Ajustes razonables para Sebastián

¿Qué tiene que ver una fotografía en tu credencial institucional con la inclusión en tu empresa? ¡Mucho! Conoce la historia de los cambios que se implementaron en una empresa para favorecer la inclusión de un compañero con discapacidad intelectual.
Imagen Destacada
Catalina Arias
Escrito por Catalina Arias
Directora Área Intermediación Laboral
Actualizado el 29 de junio, 2023.
Tiempo de lectura: 6 min.

Los ajustes razonables

Los ajustes razonables son adecuaciones que se realizan sobre el ambiente para que todos puedan ejercer sus derechos a la participación y acceso, incluyendo las personas con discapacidad. 

Se les llama “razonables” porque no suponen una carga desproporcionada para quien realiza los cambios – en nuestro caso, el empleador.

Algunos tipos de ajustes, como las rampas, ascensores, baños adaptados o el uso de Braille en botones son bastante conocidos.

Pero muchas otras veces, las instituciones y empresas desconocen qué adecuaciones pueden hacer para garantizar eficazmente la igualdad de condiciones. Si bien contar con un listado de ejemplos de ajustes razonables puede ser útil, el tipo de adecuaciones dependerá en gran medida de las características del entorno y de la persona. Esto porque la discapacidad siempre se da en un contexto determinado, y hay entornos que establecen más barreras que otros.

Es por este motivo que aquí presentamos casos reales de ajustes razonables, para ejemplificar cómo se deben pensar e implementar los cambios de manera eficiente y sostenible.

Un caso de ajustes razonables para persona con discapacidad intelectual

Hace algunos años, Sebastián se incorporó al trabajo mediante nuestro programa de inclusión laboral. Sebastián tiene Síndrome de Down, y presenta dificultades en las áreas de lectoescritura, memoria y orientación temporo-espacial.

Como parte de sus labores en la empresa, Sebastián retira artículos de reciclaje, cambia diariamente las resmas de las impresoras y entrega la correspondencia a sus compañeros de trabajo. 

Ciertos ajustes se hicieron casi inmediatamente después de la llegada de Sebastián. Para apoyar su memoria y orientación, se le entregó un cronograma con fotografías de los miembros más relevantes de su entorno laboral.

Cronograma con fotografías

Sin embargo, esta adecuación no es suficiente para que Sebastián se encuentre en igualdad de condiciones que el resto. Aún tiene barreras importantes para repartir la correspondencia a sus destinatarios.

¿Por qué?

Haz este ejercicio mental: ¿Tú podrías identificar a un grupo de personas solo por su fotografía impresa? ¿Qué pasa si hay dos personas que son parecidas físicamente? ¿O si alguien lleva el pelo distinto? ¿O si no se puso los anteojos? Hay infinitas variables que pueden dificultar la identificación, y que de paso disminuyen la confianza que tienes en tu capacidad para hacer el trabajo.

Ya que estás leyendo esto, posiblemente no tienes las dificultades de lectoescritura de Sebastián. Enfrentado a su misma situación, lo lógico sería que consultes el nombre escrito en las credenciales de tus compañeros de trabajo para confirmar que le entregas el correo a la persona correcta.

Si las credenciales sólo tienen los nombres del trabajador, las condiciones no son iguales para ti y para Sebastián. Tú tienes la posibilidad de contrastar dos datos idénticos: el nombre escrito en el cronograma y el que figura en la credencial. Mientras tanto, Sebastián tendrá que emparejar dos datos que pueden ser muy desiguales: la fotografía por un lado y el rostro real de la persona por el otro.

Entonces, para igualar las condiciones es necesario ajustar las credenciales: Ahora incluyen una fotografía, que coincide con el cronograma que recibe Sebastián.

Credencial sin adaptar

Credencial adaptada

Esta misma identificación se repite en las estaciones de trabajo de los demás trabajadores. Así se apoya la ubicación espacial de Sebastián, y la correcta identificación de los roles si es que hay cambios en el equipo (tales como la ausencia temporal o el reemplazo permanente de un miembro).

Estación de trabajo sin adaptar

Estación de trabajo adaptada


 

La historia de Sebastián ofrece ejemplos claros de ajustes razonables: Volver a emitir las credenciales no significa una carga desproporcionada para el empleador, y facilita a Sebastián realizar sus tareas correctamente.

Lecciones y conclusiones

¿Qué podemos aprender de este caso?

En primer lugar, esta historia demuestra la importancia de contrastar y modificar constantemente el punto de vista respecto a los ajustes que requiere la discapacidad. En efecto, los primeros ajustes se realizaron a partir de una estimación de las necesidades de Sebastián, de acuerdo con la experiencia y conocimientos del equipo de intermediación de Fundación ConTrabajo. Sin embargo, muchas barreras de contexto sólo fueron identificadas por las intermediadoras a medida que Sebastián pasaba más tiempo en su puesto de trabajo. Por lo tanto, en una primera etapa es vital el monitoreo de dichos obstáculos y del impacto que los cambios tienen en la capacidad de hacer el trabajo.

Relacionado con lo anterior, otro punto a destacar es que los ajustes razonables no son “talla única”: los ajustes que mencionamos aquí no son válidos para todas las personas con síndrome de Down en todos los trabajos, sino que siempre debe haber un proceso de evaluación sobre la práctica, tanto de las dificultades que enfrenta el trabajador como las que enfrentan el empleador y el equipo de trabajo en la empresa. Ninguna discapacidad es igual a la otra, porque todas dependen tanto del contexto como de las características de la persona.

Al respecto, la Job Accommodation Network (‘Red de ajustes en el trabajo’) del Departamento del Trabajo de EE.UU ofrece un extenso catálogo con ideas de ajustes razonables, agrupadas en torno a distintos criterios (tipo de tareas, condición de la persona, tipo de déficit, tipo de ajustes, etcétera). Es un recurso muy útil para explorar y tomar conciencia del tipo de ajustes que haya que realizar.

Sin embargo, la misma JAN recalca una serie de preguntas que es necesario hacerse al momento de considerar los ajustes:

  1. ¿Qué limitaciones está experimentando el trabajador?
  2. ¿Cómo afectan estas limitaciones al trabajador y a su desempeño laboral?
  3. ¿Qué tareas laborales específicas están causando problemas?
  4. ¿Qué ajustes se han implementado para reducir o eliminar estos problemas?
  5. ¿Se ha preguntado al trabajador sobre posibles adaptaciones?
  6. Una vez implementados los ajustes, ¿sería útil reunirse con el trabajador para evaluar su eficacia y determinar si se necesitan ajustes adicionales?
  7. Los compañeros y supervisores del trabajador ¿necesitan formación adicional?

Este cuestionario, o uno similar, permitirá a las empresas optimizar sus recursos y hacer ajustes que sean realmente eficaces para sus trabajadores. Dependiendo de las características de la empresa y del déficit del trabajador con discapacidad, puede ser necesario que la implementación de ajustes razonables sea apoyada en una etapa inicial por un equipo de profesionales especializados.

(Si quieres acceder al buscador de ajustes razonables de la Job Accommodation Network, pincha aquí. Sitio en inglés con la posibilidad de traducción automática al español).

Cuando una empresa demuestra que puede acomodarse a la diversidad de su equipo, sus colaboradores responden positivamente, lo que a su vez se traduce en una mayor retención de talento y mejor clima laboral.

Cómo una fotografía favorece la inclusión laboral de una persona con discapacidad intelectual.

Comparte este contenido
¡Link copiado al portapapeles!

Guía gráfica
Cumplir la ley de inclusión laboral
Versión 2024

DESCARGAR

Recomendados

Curso
Gestión de la inclusión laboral

Capacítate como gestor de inclusión según la Ley N° 21.275

INFÓRMATE

      ¡En Fundación ConTrabajo apoyamos tu inclusión laboral!

      Si eres una persona con discapacidad intelectual y quieres postular a un trabajo llena el formulario y te contactaremos

      Región
      • Región de Arica y Parinacota
      • Región de Tarapacá
      • Región de Antofagasta
      • Región de Atacama
      • Región de Coquimbo
      • Región de Valparaíso
      • Región Metropolitana de Santiago
      • Región del Libertador General Bernardo O’Higgins
      • Región del Maule
      • Región del Ñuble
      • Región del Biobío
      • Región de La Araucanía
      • Región de Los Ríos
      • Región de Los Lagos
      • Región de Aysén del General Carlos Ibáñez del Campo
      • Región de Magallanes y la Antártica Chilena
      Comuna

      ¿Tienes discapacidad intelectual?

      Si tienes un diagnóstico, indícanos cuál

      ¡Tus respuestas son confidenciales y nos ayudan a orientarte mejor!

        Formulario Contacto

        ScrollTop