“Mi hijo/a tiene discapacidad intelectual”: ¿Cómo mejorar la organización familiar y favorecer nuestro bienestar?

La distribución de las funciones y tareas de la familia debe ser equilibrada y con el acuerdo de todos/as los/as integrantes. Revisa aquí cómo y por qué es importante abordar este tema al interior de tu familia.
Imagen Destacada
Escrito por Alejandra Camelio
Publicado el 1 de Septiembre, 2021.
Tiempo de lectura: 8 min.

Todas las familias requieren de organización y planificación para funcionar. Por esto, la distribución de las funciones y tareas debe ser equilibrada y con el acuerdo de todas las personas que forman parte de ella. Este también es el caso en familias de personas con discapacidad, familias con niños pequeños, ancianos, o que cuidan a cualquier persona que requiera cariño y atención especial. Revisa aquí cómo abordar este tema al interior de tu familia.

I. ¿Qué es la organización familiar?

Según el Modelo de Calidad de Vida Familiar, la organización familiar se refiere al ordenamiento de la familia en las funciones, responsabilidades y tareas que se desarrollan alrededor del familiar con discapacidad intelectual.

Así como sucede con el cuidado de todo/a hijo/a, los familiares de personas con discapacidad comparten las atenciones, el cuidado y la educación de su familiar.

La organización también incluye aspectos que se relacionan con el bienestar emocional dentro de la familia, como son el trabajo de aceptación que deben realizar algunos miembros, la regulación de la energía que requiere responder a las necesidades de todos/as, o los afectos que quieran y puedan demostrar en situaciones de prosperidad o de dificultades.

Los roles dentro de la familia

Aunque cada familia es única y tiene sus propias lógicas, formas de entenderse y de darse cariño, existen roles comunes que pueden encontrarse dentro de cualquier núcleo familiar. Dichos roles condicionan el funcionamiento y la distribución de las tareas que se llevan a cabo dentro del hogar. 

Es importante tener en cuenta que varias personas pueden cumplir el mismo rol, como también puede haber algunos que nadie está cumpliendo. 


En función de ciertas tareas se pueden asignar roles que comparten los miembros de la familia. Algunos de ellos son:

  • Proveedor/a: Es quien se ocupa del abastecimiento de recursos básicos que sirven para la supervivencia de la familia, como productos de higiene, alimentación, salud, vestimenta, entre otros.

    El proveedor es quien posee los medios económicos que le servirán de sustento a toda la familia. 

    Puede haber más de un proveedor.

  • Jefe/a de hogar: Es quien cumple la función de entablar y fomentar la conversación, intentando desarrollar patrones comunicacionales tanto entre los miembros de la familia como con personas externas. Además, es quien asume la toma de decisiones, la distribución de permisos y el manejo del comportamiento de todos

    Por ejemplo, el/la jefe/a de hogar decidirá cómo y dónde educar a sus familiares, puede resolver los permisos de salida de los/as hijos/as que tenga a su cuidado.

    Normalmente es quien toma las iniciativas. En el caso de pensar en la reorganización familiar, muy probablemente es quien decida dar el primer paso.

  • Organizador/a del hogar: Es quien realiza las tareas del hogar

    Por ejemplo, se encarga de las compras, de preparar comidas, de la limpieza y de un sin fin de actividades repetitivas que suelen requerir mucho tiempo y energía. 

  • Contenedor/a emocional: Es quien se ocupa de cuidar el bienestar emocional de los miembros de la familia, brindando apoyo, atención, escucha, expresiones de cariño y amor

    La persona que brinda la contención busca ayudar a su familiar y favorecer la expresión de sus sentimientos y emociones a través de la empatía. Será quien calme y estimule la confianza del familiar cuando enfrente dificultades.

    Un consejo: Para poder brindar el apoyo que los demás requieren, el o la contenedor/a debe ocuparse de su salud en primer lugar. Solo alcanzando el bienestar propio podrá prestar ayuda al resto de la familia. ​​

  • Formador/a: Es quien se encarga de supervisar temas educativos, de crianza y socialización

    Por ejemplo, quien se ocupe de la educación estará presente a la hora de ayudar a los hijos/as a hacer las tareas y se asegurará de que están cumpliendo responsablemente con sus labores en el establecimiento educacional.

  • Cuidador/a de personas dependientes: Es quien asume el cuidado de los familiares que tienen cierto grado de dependencia, como niños, ancianos o miembros con alguna discapacidad.

II. ¿Por qué es necesario hablar de organización y funcionamiento familiar?

Cada uno de los miembros de la familia es fundamental. Son ellos los que permiten que la familia exista. Por esto es relevante pensar en su organización: dado que la familia es un grupo de personas que se vinculan entre sí, lo que le ocurre a un integrante afecta al resto

Esto significa que cuando un integrante de la familia está sobrecargado de tareas y se siente sobrepasado en sus capacidades, las consecuencias pueden afectar a los otros familiares y tener un impacto negativo en el clima familiar en su totalidad.

Por ejemplo, si la madre asume la mayoría de las tareas domésticas, las labores de cuidado, se ocupa de la educación, la alimentación y la organización familiar completa, sin recibir ningún tipo de apoyo, es probable que aparezcan síntomas de estrés o de malestar físico y emocional. Con esto arriesga descuidar sus quehaceres, lo que podría desestabilizar todo el orden familiar y erosionar los vínculos entre los otros miembros.

Al identificar, planificar y organizar las responsabilidades y recursos dentro del grupo familiar, mejorará no solo la calidad de vida de cada miembro sino de toda la familia en su conjunto.

III. 6 puntos clave para mejorar la organización y el funcionamiento familiar

1. Usar los recursos familiares: Como miembros de la familia, ustedes mismos son el principal recurso que poseen para responder a las necesidades de los demás, ya que conocen de cerca los temas que los afectan.

El primer paso para poder reordenar las funciones y tareas que cada uno de ustedes asume es entablar una conversación honesta entre todos/as.

2. Redes de apoyo: Cuando la situación parece agravarse y no logran encontrar una solución al interior de su propia familia, busquen redes de apoyo externas. Otros familiares, instituciones u organizaciones pueden jugar un rol importante a la hora de prestar apoyo.¡No olviden que no siempre se tienen todas las respuestas y que es importante aprender a pedir ayuda cuando se sientan sobrepasados/as!

3. Tomar un respiro: El descanso es un aspecto central del cuidado, tanto el de los demás como el propio. Si tú estás bien, tus familiares estarán bien.Por eso, aunque parezca que no puedes, que no debes, o que te falta tiempo, busca espacios de relajo. Lee un libro, júntate con tus amigos/as, haz deporte, sal a caminar, escucha música, ve una película, haz cualquier actividad que te ayude a distraerte y que sea gratificante para ti.

Además, intenten crear pasatiempos en familia. Diviértanse juntos mirando una película o una serie, jugando juegos de cartas o de mesa, lo que sea que les permita relajarse, entretenerse y estrechar los lazos familiares.

4. Generar oportunidades: No basta con planificar y distribuir los quehaceres. También es necesario generar las oportunidades que les permitan poner en práctica la ejecución de las nuevas tareas.

Busquen un espacio donde puedan hablar y reflexionar todos/as juntos/as sobre la organización. Detallen un calendario con objetivos semanales o mensuales para lograr los nuevos objetivos.

Muchas veces, acostumbrarse a las tareas nuevas no es fácil. Dénse el tiempo para aprender. Por ejemplo, si nunca habías cocinado o nunca te habías ocupado de las tareas de limpieza, sigue los consejos que te dan tus familiares. ¡Y paciencia!

5. Asignar tareas y apoyar rutinas: Este es el punto clave de la organización. Sean concretos con las labores que cada uno/a va a asumir.

Hagan listas de las cosas que hay que hacer. Pongan fechas y reevalúen las metas cada cierto tiempo.

Un consejo: cada uno/a proponga una tarea que ya está haciendo. Verán que no todos/as tienen la misma cantidad de carga. Así será más fácil volver a distribuir entre ustedes todas las tareas que logren anotar.

6.Identificar fortalezas y aspectos a trabajar en la persona con discapacidad intelectual: Tu familiar con discapacidad intelectual es capaz de hacer grandes cosas. No lo subestimes.

Habla con él o ella para saber qué cosas le gustaría empezar a hacer de manera autónoma y qué otras cosas todavía no se siente capaz de hacer solo/a.

 

Dialoguen junto con otros miembros de la familia para que juntos lleguen a un acuerdo.

¡Recuerda siempre entablar conversaciones desde el respeto!

¡Y déjate sorprender por las capacidades de tu familiar con discapacidad intelectual!

Guía para aprender a establecer una mejor organización de tareas y funciones en tu familia.

Comparte este contenido
¡Link copiado al portapapeles!

      ¡En Fundación ConTrabajo apoyamos tu inclusión laboral!

      Si eres una persona con discapacidad intelectual y quieres postular a un trabajo llena el formulario y te contactaremos

      Región
      • Región de Arica y Parinacota
      • Región de Tarapacá
      • Región de Antofagasta
      • Región de Atacama
      • Región de Coquimbo
      • Región de Valparaíso
      • Región Metropolitana de Santiago
      • Región del Libertador General Bernardo O’Higgins
      • Región del Maule
      • Región del Ñuble
      • Región del Biobío
      • Región de La Araucanía
      • Región de Los Ríos
      • Región de Los Lagos
      • Región de Aysén del General Carlos Ibáñez del Campo
      • Región de Magallanes y la Antártica Chilena
      Comuna

      ¿Tienes discapacidad intelectual?

      Si tienes un diagnóstico, indícanos cuál

      ¡Tus respuestas son confidenciales y nos ayudan a orientarte mejor!

        Formulario Contacto

        Skip to content